La ciudad de Izola es injustamente una de las más ignoradas de los destinos eslovenos, pese a ser toda una desconocida para los turistas extranjeros las cualidades de esta pequeña ciudad no pasan desapercibidas. Con un poco más de 14.549 habitantes esta pequeña villa que bordea la costa es el lugar ideal para aquellos que buscan un destino sencillo y acogedor. Durante el verano la costa de Izola se llena de pescadores de varios lugares de Europa que buscan atrapar las mejores presas durante la temporada alta. El estilo veneciano de la ciudad también combina de manera ideal con el encanto pueblerino de la isla. Los hosteles y las pequeñas pensiones son las mejores opciones a la hora de visitar este hermoso pueblo, comer mariscos en el puerto durante la hora del almuerzo representa la salida ideal para poder apreciar todo lo que Izola tiene para ofrecerle al turista que busca un fin de semana cerca de la naturaleza y los placeres sencillos.

Image

El café que recibe el nombre de Kavarna Galerija Zvon es para muchos el mejor bar de la ciudad, además de servir el mejor café de Izola tiene una pequeña galería de arte en su interior. El vino en el pueblo también es un placer que solo muy pocos pueden darse, para aquellos turistas que estén preparados para probar uno de los mejores vinos de la región se encuentra Wine Bar Manzioli, el lugar ideal para degustar vinos durante la noche. Y para completar esta serie de destinos que no pueden dejar de ser visitados en la ciudad se encuentra el famoso Casino Izola a pocos metros de la costa.