Con la llegada del invierno y de la nieve son miles y miles los turistas que aprovechan para pasar unos días o bien en los Alpes o en los Pirineos para disfrutar de su deporte favorito. Pero, además de estas actividades al aire libre, algunas ciudades de ambas zonas cuentan con un rico patrimonio y una naturaleza difícil de igualar. Aunque, es cierto, siempre puedes pasar unas Navidades diferentes, optar por la magia del País Vasco, y hospedarte en sus maravillosos hoteles en País Vasco.

alpes pirineos

Si estás pensando en planificar tus vacaciones en este Otoño y de cara al invierno, o quieres conocer algún sitio que visitar, sin duda los Alpes y los Pirineos son dos posibilidades interesantes que has de tener en cuenta. Te vamos a comentar un poco de cada sitio y por qué te los recomendamos en invierno.

Si comenzáramos a hablar de los Pirineos nada mejor que visitar el Valle de Arán, la única comarca de Cataluña que pertenece en gran parte a una cuenca atlántica. Hay tres pueblos muy hermosos en los que poder alojarse: Salardú, Unha o Baguergue, los tres unidos por el río Unhola y el Cami Reiau, un camino medieval hoy convertido en ruta senderista.

La mayoría de visitantes marchan hacia Vielha, la capital del valle, situada a casi dos horas en coche de Lleida. De ahí que os recomiende los tres pueblos anteriores para disfrutar mucho mejor del ambiente único de este escenario, en donde la gastronomía local, la arquitectura románica y las tradiciones juegan un papel fundamental.

Y los Alpes

Nieves perpetuas en los Alpes

Ya en los Alpes hay una zona que se antoja prácticamente imprescindible. Se trata del Tirol austriaco, donde las montañas y los pueblos tiroleses conforman un paisaje de cuento de hadas. Un lugar al que no solo podemos viajar para practicar esquí, sino también para saborear estampas clásicas de la Navidad.

Desde Innsbruck, la capital del Tirol, hay muchas oportunidades de descubrir sus valles, estaciones de esquí, pueblos y ciudades. Hay que visitar el Valle de Pitztal, el más famoso de Kitzbuhel, o el de Otz. Un manto blanco cubre los pueblos del Tirol en un ambiente realmente único, la mejor postal del invierno.

Otra opción en los Alpes sería visitar la zona de la Alta Saboya francesa, en la región Ródano-Alpes y a los pies del famoso Montblanc. Un lugar realmente encantador con valles y laderas que se convierten en algunas de las mejores estaciones de esquí de Europa. Aquí el punto de encuentro sería la ciudad de Chamonix, considerada como una de las grandes capitales mundiales del alpinismo.

La infraestructura turística de estos tres lugares están perfectamente preparadas para albergar cualquier actividad que nos propongamos (y no solo durante la época invernal). Esquí, snowboard, senderismo, paseos en trineo, visita a pueblos y ciudades históricos… Tanto los Alpes como los Pirineos serían una magnífica oportunidad para escaparnos en estas próximas Navidades.

Ya sabes qué puedes hacer este invierno… ¿te apetece?

Enlaces de interés:

Etiquetas: ,