La hermosa ciudad de Innsbruck se alza entre las increíbles montañas de Nordkette, Nockspitze y Patscherkofel. Es un paradisíaco valle europeo con hermosas construcciones tradicionales y casas bajas, un paisaje pintoresco e inolvidable en plena montaña. Es además un destino muy elegido para los deportes de alta montaña y esquí así como también para todos aquellos que disfrutan del clima invernal: sus temperaturas son de las más bajas de Europa y sus inviernos se colman de turistas que disfrutan de la nieve.

Los recorridos imperdibles para hacer en Innsbruck comienzan por el Altes Landhaus, el antiguo parlamento de estado y sus alrededores, sobre todo el hermoso casco histórico de la ciudad, el Altstadt, con sus antiguas construcciones tradicionales. También, siguiendo con el paseo histórico, es muy recomendable visitar el castillo Scholoss Ambras, famoso por la residencia de la nobleza de Austria en tiempos medievales. Por supuesto las visitas guíadas a los picos nevados no pueden dejar de hacerse. Se realizan todos los días con un guía turístico y se realizan caminatas y ciclismo a diferentes puntos de la montaña. Los paseos son el grupo y sales de la plaza principal de Innsbruck.

Para probar los mejores platos y recorrer los restoranes de esta bella ciudad, se recomienda visitar el gran Burkia en donde puede degustarse el famoso Gulash y las increíbles albóndigas austrìacas, además de sus exquisitos vinos. Si se prefiere un lugar más íntimo y familiar, se puede cenar en Ottoburg, donde se sirven platos caseros y regionales, como el Topfenstrudel, relleno de queso y especias y la Apfelstrudel, una riquísima tarta de hojaldre y manzana.

Etiquetas: , , , , , , , ,