Las pinturas rupestres se desarrollaron con mayor esplendor y practicidad en la época pre-histórica, con temas de cacería de grandes búfalos y algunos mamuts, asimismo sólo se representaban el animal materia de caza. Este arte primitivo data de aproximadamente 40,000 años antes de la era de Cristo y presentó muestras en distintos lugares alrededor del mundo, especialmente, donde tuvo mayor trascendencia histórica y mediática, en la Península ibérica, España (Almería, Barcelona, Extremadura), Portugal, y Francia (Aurignac).

 

En África también hubo muchas muestras de este arte, pero con mayor énfasis en la cacería grupal, aunque luego se mostraría evolutivo. Después de esa primera etapa, devinieron dos más: la etapa pastoral y domesticación, y la garamántica, que explicaba sobre la supervivencia en el desierto.

Se podría decir que existe una cuarta etapa, exclusiva y meramente artística, aunque motivos místicos tiene de sobra. Se realizó en la época medieval y en la actual Bulgaria, en la ciudad de Ivanovo, y en los muros líticos de varias iglesias, diseminadas por esa ciudad como mayor patrimonio de valor artístico e histórico. Son un conjunto de iglesias talladas en roca decoradas con frescos rupestres de santos e imágenes de Cristo tradicionales de cualquier templo, su particularidad es su condición de rupestre, pues en esos tiempos –entre los siglos XII y XIV- podría parecer un arte caduco y primitivo.

Retomar un arte antiguo para adaptarlo a un presente, es un labor encomiable y de buen ver, se toma como vanguardista y único, que parece ser la motivación de quienes, los ahora búlgaros, hicieron posible ese patrimonio de la humanidad. Templos de piedra con frescos rupestres, arte colosal que no se ha repetido en tiempos actuales por la dificultad de su realización.

Aún se conservan los frescos en estado apreciable, en el complejo de cinco iglesias que compone el recinto, principalmente en la Capilla del Arcángel Miguel, denominada la Iglesia Enterrada; en la Iglesia de San Teodoro, denominada la Iglesia Demolida; y la de la Santa Madre de Dios.

En el baptisterio, lugar que sirve para la realización de bautismos, y en la Capilla de Gospodev Dol, se encuentran menores muestras de frescos, pero que aún así componen el complejo.
Desde su construcción fue un lugar de gran valor para los monarcas de turno, inclusive en los actuales que propiciaron su inclusión a la UNESCO como consideración de patrimonio de la humanidad, en 1979. Tesoro búlgaro del arte medieval.

Fotos: Flickr

Etiquetas: , , ,