Cuando solicitamos los servicios de un maestro carpintero, ¿No es siempre para arreglar algunos desperfectos de los muebles o algunos artículos de madera que tenemos en nuestra casa? O –lo dudo totalmente- ¿Solicitan a un experto en carpintería para que les confeccione una obra maestra del tallado y la arquitectura? Simplemente no lo hacemos porque no creemos capaz a un trabajador de la madera para hacer algo que no sea martillar, clavar o untar pegamento a objetos toscos como mesas, muebles, sillas o cualquier objeto de este material relacionado con la más pura humildad de recursos.

En Finlandia, un maestro carpintero confeccionó e hizo una de las más grandes muestras del tallado en madera de todo el mundo y de todos los tiempos, es la Iglesia Vieja de Petäjävesi. El maestro –y no sólo de carpintería sino un artista natural- que construyó este monumento de la religión luterana del s XVIII, fue alguien de nombre prácticamente impronunciable, pero podemos hacer el esfuerzo para compensar por lo que aportó a la cultura y arquitectura del norte europeo, a Escandinavia, es Jaakko Klementinpoika Leppänen.

Su construcción se realizó entre 1763 y 1765, pero fue terminada por el hijo del autor, Erkki, en 1821, quien le añadió un campanario con el mismo estilo del que se confeccionó la base principal, todo de pino, lo cual justifica que el tiempo le haya hecho muy poco daño a su estructura. El pino y su aura artística no claudican en su intento de hacerse eternas para el disfrute de los amantes del arte excéntrico, sacrificado y, sobre todo, antiguo.

La Iglesia Vieja de Petäjävesi está bordeada por un paisaje natural armonioso, un corto césped y árboles de tronco delgado, además de un lago –característica de las iglesias de la vieja Escandinavia- que matiza la imagen natural de todo el entorno, como alegoría a que la fe religiosa es parte de las fuerzas de la naturaleza. Un templo escandinavo siempre se encuentra entre un paisaje natural como respuesta a esa alegoría.

Sus interiores son mucho mejor trabajados que su imagen externa, la cual no peca de simplona, pues goza de una bella rusticidad no ajena a la contemplación maravillada. Bóvedas, púlpitos y esculturas ofrecen lo que siempre busca un turista amante del arte, de distintas tonalidades grises y marrones, repito, todo confeccionado con pino como para asegurar su perpetuación al paso de los años.

Fotos: Flickr

Etiquetas: ,