Bosnia-Herzegovina es un país situado en la Península de los Balcanes, el en sureste del continente europeo.

Las fronteras del país están delimitadas con Croacia, al norte, oeste y sur; con Serbia hacia el este; con Montenegro al este y sur; y con el Mar Adriático al que asoma por el sur en una pequeña punta que no supera los veinticinco kilómetros.

La parte sur del país, Herzegovina, posee un clima mediterráneo; mientras, la parte central del mismo es más montañosa y en el norte el clima es más de tipo continental. Por otra parte, casi la mitad del territorio es forestal.

En el norte del país se encuentran las llanuras que siguen el río Sava, el mismo que hace a las veces de la frontera natural entre Bosnia-Herzegovina y Croacia.

La estructura del país es descentralizada y está dividida en dos entidades: La Federación de Bosnia y Herzegovina, por una parte, y la República de Srpska, por otra.

Cabe señalar que la capital del país es la ciudad de Sarajevo, que también es la capital de la Federación, mientras que Banja Luka es la capital de la República de Srpska y la segunda ciudad más importante de Bosnia-Herzegovina.

Lo cierto es que el país es el punto de encuentro de la civilización oriental y occidental, los mundos a veces enfrentados a lo largo de la historia pero, dos mundos que durante su historia fascinante siempre enriquecieron uno al otro.

Etiquetas: ,