Hay algunos paisajes en el mundo que parecen de otro planeta, casi como si se hubieran imaginado y diseñado por miles de artistas paisajistas expertos. Uno de ellos, el cual llama poderosamente la atención de cualquier persona que lo vea hasta en una imagen es la Gruta Azul que se sitúa en la Isla de Capri, en la zona centro-sur de Italia, sobre las costas del bello Mar Tirreno. Esta gruta que recibe miles de visitas al año fue hace mucho tiempo un lugar reservado para los emperadores romanos, donde, según cuentan, realizaban baños de depuración.


Imagen Locuraviajes

Emplazado en el lado sur del Golfo de Nápoles, justo en frente de la Costa Amalfitana, se puede encontrar esta maravilla de la naturaleza la cual, en gran parte del día, posee cubierta su entrada por el agua hasta un nivel en e que pueden ingresar barcas con sus tripulantes sentados.  Aunque la Isla de Capri sea un lugar de fin de semana para los residentes de Nápoles, el número de turistas que recibe en verano esta porción de tierra es sorprendente.

Una entrada inferior que posee la gruta es la que le otorga la luminosidad de tonos azules al agua y por la que cautiva tanto a sus visitantes. Como se calcula que el nivel de agua del Mar Tirreno ascendió bastante, la leyenda que cuenta que la otra abertura era una entrada secreta que poseía el emperador Tiberio a la gruta aumenta un poco su credibilidad.

Etiquetas: , ,