Gomel es uno de los pueblos más pintorescos y bellos de Bielorrusia porque nos recuerda las viejas ciudades industriales de los pueblos rusos.

Su paisaje urbano, combinado con casas bajas, antiguos cafés y granjas rurales, la convierte en un hermoso sitio, apto para quienes buscan un recreo para desconectarse de sus rutinas. Es un destino cada vez más elegido por los que buscan un destino tranquilo, sin demasiado ruido urbano y sobre todo para conocer las costumbres y tradiciones de un encantador pueblo europeo.

Para el alojamiento en Gomel hay interesantes opciones de alquileres temporarios de departamentos y casas compartidas que pueden reservarse previamente por Internet. Realmente es la oferta de hospedaje que más abunda porque los departamentos se construyen especialmente para alquileres por día. Se rentan con todas las comodidades, amueblados y muchos de ellos, con vehículos incluidos. También hay sencillos hoteles cercanos al centro, como el Oltan Group, el Sozh Hotel o el Turov, que cuentan con servicio al cuarto y unos increíbles desayunos de comida regional.

Para realizar recorridos en esta pacífica zona europea, se puede visitar la Iglesia del pueblo, una sencilla parroquia, con hermosas imágenes artísticas, parte del inagotable diseño barroco de este antiguo pueblo. Se realizan misas los viernes y domingos donde se puede participar de los rituales y costumbres de este bello pueblo. Hay peregrinaciones diarias y se viven también allí hermosas navidades callejeras. El Museo de arte, ubicado muy cerca de la plaza central, conserva muchos objetos antiguos de hermosos diseños  y también puede brindarnos un bello intercambio cultural con este maravilloso pueblo. Tiene abiertas sus puertas de martes a domingo durante todo el día.

Para probar las exquisiteces del lugar se recomienda visitar el Staro Vreme, un hermoso restaurante familiar en donde se sirven increíbles tortillas de cebada, riquísimas salsas dulces calientes, exquisitos quesos de cerdo y todo tipo de platos típicos.

Etiquetas: ,