La cocina de Portugalse sitúa dentro de la categoría de gastronomía mediterránea pero adquiere la particularidad de recibir el aporte de sus ex colonias de Asia, África y América. También adoptó algunos aspectos de la cocina árabe y española.

Eso sí, si deseas disfrutar de lo mejor de Portugal, te aconsejamos disfrutar de las mejores vacaciones Lisboa (para conocer la capital), o bien unas buenas vacaciones Madeira.

El paisaje portugués definido por el mar, sus campos y las montañas es lo que marca la tendencia de su propia cocina. El bacalao es la joya del país y hay quienes afirman que existen 365 maneras de distintas de cocinarlo. Luego de este platillo estrella, viene en orden de importancia, la carne de cerdo, los embutidos y la magnífica variedad de quesos. Como aderezos, se utiliza frecuentemente una gran diversidad de aceites de oliva.

El bacalao se cura en salazón y la clave fundamental de su preparación es el desalado. Una vez que se realiza esto, cada chef despliega su propia receta para cocinarlo: puede ser bacalao à brás, à Gomes Sá, bacalao en forma de guiso o en exquisitas pataniscas, que son unos delgados buñuelos acompañados de una suculenta feijoada de arroz. En cuanto a los pescados en general, existe una fuerte tradición de consumirlos en espetos que son una especie de brochetas como es el caso de las sardinas. La dorada, el atún, el mero, el pulpo, langostinos, almejas, camarones y gambas completan la oferta de la comida de mar.

Las comidas portuguesas tradicionales se inician con una sopa, entre ellas las más consumidas son el caldo verde, la sopa de Nabiças y el gazpacho. Luego viene un plato principal a base de carne o pescado y finalmente un postre. Los postres más típicos de Portugal son los pasteles de Belem, los confites hechos con dulces de naranja, las quesadas de Sintra, los pasteles de huevo de Alentejo o de Aveiro así como también el arroz con leche, los flanes y la crema quemada.

Etiquetas: , , , , , , , , ,