El año nuevo en Francia se recibe con muchos festejos y luminosidad. Todos los años antes de las 12 de la noche la torre Eiffel se ilumina por completo y un brindis popular convierte el nuevo año en una fiesta. Se pueden probar los mejores vinos franceses y los más deliciosos champagnes, muchos de ellos hechos especialmente para el año nuevo.

El festejo del 31 de diciembre recibe el nombre de Réveillon y a diferencia de la navidad que se celebra en familia, se vive entre amigos y con pocos protocolos. Se puede cenar dentro de bares tìpicos para café, restoranes que preparan menús especiales de año nuevo y también en puestos callejeros donde se sirven sándwiches de carne o pollo, medialunas rellenas o panqueques dulces y salados.

La decoración para año nuevo es centralmente a través de una enorme cantidad de luces que abarcan toda la ciudad y los principales monumentos. Es muy recomendable visitar los Campos Elíseos durante la víspera de año nuevo para disfrutar del espectáculo luminoso que ofrecen durante esa noche así como también el Arco del Triunfo que muchas veces es cubierto de proyecciones en colores y luces de láser.

Durante el cierre del año se pueden realizar recorridos especiales para probar las delicias gastronómicas y las exquisitas bebidas, como la visita a los viñedos de Gaillac o distintos mercados itinerantes en las afueras de París, donde pueden comprarse delicadezas artesanales como la Galette des Rois, una torta de hojaldre rellena con almendras, típica en las cenas de año nuevo francés.

En cualquier caso, si te gusta el esquí, puedes disfrutar también de las mejores ofertas Esquí, lo mejor del esquí Pirineo Catalán o incluso lo mejor del esquí Baqueira Beret.

Etiquetas: , , ,