Uno de los eventos que más atrae a los turistas que pasean por la navegable Venecia es la Fiesta del Redentor. Esta festividad conmemora la desaparición de una epidemia de  peste que padeció la ciudad en 1577 y se ha convertido en uno de los principales sucesos tradicionales de la ciudad. Sus habitantes participan con mucho entusiasmo de la celebración y la viven con profunda intensidad.

En 1575, Venecia fue castigada por una epidemia de peste que se propagó ampliamente y causó la muerte de 50.000 personas, alrededor de un tercio de la población de la ciudad.  En esa época, esta enfermedad era considerada como un castigo divino, por lo que el Senado estableció que se debía alzar una Iglesia dedicada al Redentor para que interviniera con el propósito de acabar con la peste. En Julio de 1577, se declaró el fin de la epidemia y se  decidió celebrar con una festividad religiosa y popular.

Para esta conmemoración, cada año se construye un puente de barcos adornados con luces de varios colores que conecta la Iglesia del Espíritu Santo en Venecia, con la Iglesia del Redentor en Giudecca,  un grupo de islas al sur de esta ciudad italiana.  El Patriarca de Venecia realiza una bendición y cuando se abre el puente, una gran cantidad de personas comienzan a atravesarlo. Por la noche, las familias venecianas disponen largas mesas en las embarcaciones para dar lugar a cenas con platos típicos de esta región y entre comidas y música esperan que empiecen los fuegos artificiales que dan el cierre a esta fascinante festividad.
 
Son miles los turistas que se aproximan a la isla para apreciar este espectáculo pirotécnico que constituye una verdadera caravana acuática teñida de mucho color y gran algarabía.

Etiquetas: , , , ,