El slogan del pequeño Principado, lo deja bien claro, esquí.

Concretamente las estaciones de esquí existentes en Andorra son las de Pas de la Casa-Grau Roig, la de Soldeu-El Tarter, Grand Valira, La Rabassa, la de Ordino-Arcalis, y la de Pal-Arinsal. Muchas de ellas poseen un enorme número de pistas, y por si fuera poco, las grandes inversiones realizadas en telesillas y telecabinas a lo largo de todo el país, hacen que sea fácil desplazarse entre los distintos valles.

A estas pistas acuden gentes de toda Europa, pero sobre todo provenientes de los dos países que rodean Andorra: España y Francia, ya que para los amantes de la nieve de ambas nacionalidades, los precios son todo un atractivo, porque en general son más baratos.

Una vez llegados a las pistas, podremos hacer desde el tradicional esquí alpino, al cada vez más pujante snowboard de una sola tabla, además de poder deslizarnos en trineo o caminar sobre raquetas. En definitiva, durante los meses invernales, Andorra vive por completo de la nieve y de los esquiadores, por lo que las ofertas de esquí son muy amplia en todos los núcleos habitados, así como podremos degustar la gastronomía local en los numerosos restaurantes.

Etiquetas: , , ,