Los primeros asentamientos de los que se tiene constancia histórica en la parte  de la Ciudad Vieja datan del siglo X.
Se concentraban alrededor del cruce de tres importantes rutas comerciales, que confluían en el vado del Río Moldava, un pequeño río sobre el que se levanta actualmente el puente de Carlos.
Según una crónica de la época una amplia plaza de mercado, con casas de piedra, cubría el emplazamiento de la actual plaza de la Ciudad Vieja. Con el paso de los años, el mercado creció y fue fortificado con una muralla a principios del siglo XIII.
Hacia 1230, el asentamiento recibió el fuero de la ciudad, en términos europeos. En 1338, Juan de Luxemburgo concedió a los ciudadanos de la ciudad Vieja el derecho a tener un Ayuntamiento propio y durante los años posteriores, bajo Carlos IV, la ciudad experimentó un gran auge económico y cultural.
El Karolinum (Universidad de Carlos), la universidad más antigua de Europa central, fue fundada en 1348. Aunque la importancia de la residencia imperial disminuyó más tarde, la Ciudad Vieja siguió disfrutando de una posición destacada.
En 1748, cuando las ciudades se unificaron, el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja se convirtió en la sede administrativa.

Los primeros asentamientos de los que se tiene constancia histórica en la parte  de la Ciudad Vieja datan del siglo X.
Se concentraban alrededor del cruce de tres importantes rutas comerciales, que confluían en el vado del Río Moldava, un pequeño río sobre el que se levanta actualmente el puente de Carlos.

Etiquetas: , ,