Tras un arco sencillo (el llamado portal de Hierro), sigue un pasaje que conduce a Michalská. Se comunica con otro pasaje que cruza el patio de un palacio con soportales renacentistas.
Sin embardo, existe otra ruta a la izquierda, que cruza el patio de un monasterio donde se halla la iglesia de San Miguel, en la que predicó Jan Hus.
Ambas rutas confluyen de nuevo en Melantrichova, justo antes de la confluencia con Kozná. La primera casa de la izquierda, Los Dos Osas Dorados, es un bello ejemplo de la aquitectura. La calle Kozná permite salir del laberinto de calles y volver a la plaza de la Ciudad Vieja.
la calle de Celetná debe su nombre a los panaderos medievales que elaboran panes pequeños (calty). Es una de las calles más antiguas de todo Praga y su trazado recorre la antigua ruta comercial hacia el este, dejando atrás los mercados de la Ciudad Vieja.
Gracias a la restauración que se ha llevado a cabo en esto últimos años, la mayor parte de las fachadas barrocas de colores pastel de esta bonita calle brillan esplendorosamente. Destaca por su interés arquitectónico el palacio de Hrzán (nº12) del Barroco tardío. Cerca de allí está el bar U Zlatého jelena (El venado Dorado), situado en los que en otro tiempo fuesen los aposentos de una de las casas de piedra más antiguas de Praga.

Destaca por su interés arquitectónico el palacio de Hrzán (nº12) del Barroco tardío. Cerca de allí está el bar U Zlatého jelena (El venado Dorado), situado en los que en otro tiempo fuesen los aposentos de una de las casas de piedra más antiguas de Praga.

Etiquetas: