Por todos es sabido que las cimas más altas de los Pirineos se encuentran en la vertiente española de la cordillera. Hasta algunas de esas cimas que superan la altura de los 3.000 metros, como el Aneto, el Monte Perdido o el Posets se acercan en cualquier fecha del año montañeros de toda España y también de Francia.

Midi Bigorre2

Foto: mgrimpho

Sin embargo, en los Pirineos franceses, concretamente en la región de Midi-Pyrenées, a una altura de 2.778 metros, existe un pico al que puede subir cualquier persona, cualquiera que reúna dos condiciones, que no tenga vértigo para montar en un teléferico de pendiente muy acusada y esté dispuesto a pagar los 30 euros que cuesta el trayecto que se inicia en la estación de esquí de La Mongie.

Es dinero, pero la experiencia recompensa. En apenas un cuarto de hora se llega a hollar la cima de la montaña, y una vez que llegamos hasta ahí vamos a poder disfrutar con una amplísima panorámica de la cordillera pirenaica y además vamos a alucinar con lo que allí nos encontramos.

Midi Bigorre panorámica llano

Foto: mgrimpho

En la cumbre se encuentra un gran observatorio astronómico con diferentes telescopios, instalaciones para el estudio e incluso un museo que nos muestra los objetos para observar el firmamento y nos cuenta la historia del lugar.

Porque lo más alucinante es que este observatorio astronómico se comenzó a construir en el año 1878. Hay que imaginarse la epopeya que debió suponer esta obra teniendo en cuenta los medios técnicos de la época y las duras condiciones metereológicas del lugar, ya que el clima de alta montaña sólo permite trabajar aquí durante pocos meses al año.

En cambio, actualmente cualquier día de cualquier mes se abre el teleférico para subir a la cima y al observatorio, cerrándose únicamente los días en los que las rachas de viento suponen un grave peligro para la cabina del teleférico.

Etiquetas: , , , , ,