El Palacio de Toscaza, en la ciudad de Praga, tiene un estilo barroco temprano y cierra la plaza de Hradcany por el lado oeste. Además, atrae la atención del turista en el lugar por las atrevidas proporciones de su fachada.

Para que tenga en cuenta a la hora de visitar la ciudad de Praga, en el sitio mismo en donde se juntan Kanovnická y la plaza podrá contemplar el Palacio de Martinic, de estilo renacentista. Cuando se restauró el edificio se descubrieron esgrafiados que representan escenas bíblicas y clásicas.

A la izquierda, según mira el Palacio Arzobispal, hay una callejuela que conduce al recóndito Palacio de Sternberg, en cuyo interior se conserva todo la belleza de su esplendor barroco.

Este palacio es el edificio principal de la Galería Nacional, que alberga una excelente colección de arte europeo, incluyendo maestros antiguos del siglo XIV al XVIII (abierta de martes a domingos; se paga entrada).

Por otra parte, hacia el lado sur, la plaza de Hradcany se abre con dirección a la rampa que conduce al castillo de Praga, desde la que hay una vista soberbia de la ciudad. En los meses de verano se puede entrar en los jardines del castillo (abiertos de abril a septiembre) por la puerta que hay junto a las escaletas del castillo nuevo.

Etiquetas: