El Puente del Gard es una de las edificaciones más sorprendentes y más antiguas de Francia. No sólo se utiliza para unir la carretera que atraviesa el río Gardon, sino que también forma parte del acueducto que servía para transportar el agua desde la ciudad de Uzès hasta el poblado de Nimes, al sur de París, la capital del país galo. Construido en el año 50 después de Cristo, esta joya arquitectónica de 49 metros de altura se erige como uno de los puentes más atractivos y concurridos del planeta.


Imagen Nosoloviajeros

El General romano Marco Vipsanio Gripa fue quien mandó a construir el puente que aún hoy conserva las mismas características primordiales, sus tres niveles, 275 metros de longitud y 52 arcos que mantienen la estructura. También reconocida como obra artística y caratulada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 1985, el Puente de Gard se encuentra como uno de los cinco puntos más visitados por los turistas en Francia, y se ubica dentro de los cien destinos más elegidos de Europa.

En el año 2000, el gobierno del país francés decidió llevar a cabo un proyecto de restauración del puente que había sido dañando por las fuertes inundaciones que dieron lugar en Nimes, y a partir de su restauración a mediados de junio de cada año, se efectúan espectáculos nocturnos al pie del inmenso puente.

Etiquetas: , ,