En un post anterior ya se describió un paseo por la principal calle de Vianden, la Grand Rue, la arteria principal de esta pequeña población de Luxemburgo. Ahora vamos a conocer y entrar a su monumento más emblemático: el castillo.

castillo vianden

Foto: Flickr.com

La fortaleza domina la silueta de toda la población ya que se eleva sobre promontorio enriscado que cierra todo el casco urbano. Desde él se contempla el caudaloso cauce del río Our y también se puede admirar gran parte de la extensión del Deutsch-Luxemburgischer Naturpark, un parque natural de grandes dimensiones que incluye tierras pertenecientes al propio Luxemburgo y del país vecino: Alemania.

En cuanto al interior del castillo, la visita es de pago, pero merece la pena adentrarse en este conjunto que remonta sus orígenes al siglo XI, aunque durante su larga y ajetreada historia se ha ampliado y reformado en diversas épocas, por lo que se pueden ver obras de distintos estilos arquitectónicos y artísticos.

El castillo fue durante todos los años de la Edad Media la sede y residencia de una importante dinastía condal, y desde 1417 perteneció a la casa real holandesa, los Orange-Nassau, los cuales hasta bien entrado el siglo XX no lo donaron al Gran Ducado de Luxemburgo.

Los torreones circulares y los caminos de ronda que los unen son la estampa más bella e identificativa del castillo, no obstante en sus estancias interiores se puede visitar la llamada Sala de los Caballeros o la Sala Bizantina, así como la magnífica capilla de dos plantas y de curiosa planta de diez lados en la que se yerguen unas hermosas columnas.

Etiquetas: , , ,