Sin lugar a dudas existen muchos destinos que llaman la atención por su geografía, pero hay otros que superan esas cualidades y definitivamente parecen extraídos de un lugar para ser colocados en otro que discrepa totalmente con el que originalmente se hubiese asimilado. Ese es el caso de Setenil de las Bodegas. Este recóndito sitio del sur de España, emplazado en la ruta de los pueblos blancos, posee un increíble tajo que lo atraviesa en su paso por la ciudad, característica por la que se lo reconoce en gran parte del país ibérico, además de su extraña ubicación debajo de una gran roca.

Sea como fuere, antes de seguir con el post, no olvides que al encontrarnos en pleno diciembre, quizá prefieras viajar hasta los Alpes o Andorra, y disfrutar de lo mejor del esquí en Alpes y el esquí en Andorra.


Imagen Minube

Parece mentira que la roca que se encuentra situada sobre Setenil de las Bodegas tenga una consistencia tan firme como para no caer sobre esta ciudad que se situó sobre el espacio que moldeó el paso del río Guadalporcún en el noreste de la provincia de Cádiz. Definitivamente es uno de los pueblos de Europa que más se asemeja a los enigmas que se posan sobre los orígenes de los poblados.

Los bares de estilo colonial que revisten a la ciudad conforman junto a las viejas ruinas que se sitúan en los alrededores de la misma, algunos de los puntos más frecuentados por los turistas que llegan hasta estas tierras de España.

Etiquetas: ,