Málaga ofrece al visitante la posibilidad de vivir una Semana Santa diferente de las que tienen lugar en la mayor parte de España, especialmente en Andalucía. Aquí no predominan los momentos de recogimiento y de luto sino que las calles de Málaga transpiran alegría, bullicio al ritmo de los vítores y las saetas.

Las procesiones que se realizan en Málaga constituyen un verdadero atractivo por su impresionante despliegue artístico. Es admirable contemplar la majestuosidad de los tronos que no pueden salir de las iglesias por sus enormes tamaños o los desfiles militares que ensayan marchas procesionales a lo largo del recorrido. La gran cantidad de nazarenos y fieles aportan el color, con sus cirios y elegantes vestimentas atrayendo al público que desea ver y celebrar a sus cofradías preferidas.

El jueves Santo salen a la calle las hermandades vinculadas a los gremios como la Cena, perteneciente a los ferroviarios o la de los Viñeros. A su vez, se destaca la procesión de la Cofradía del Cristo de la Muerte, por su marcado paso militar.

El viernes Santo, las procesiones adquieren un tono más serio y los nazarenos lucen vestimentas de color negro. Tras la representación del entierro de Cristo, se apagan las luces que iluminaban el recorrido para dar lugar al paso de la Virgen de Servitas. El domingo de Resurrección es representado por todas las cofradías con sus propias vestimentas, imágenes y banderas convirtiendo a este día en el más vistoso y colorido.

Al margen de estas celebraciones, la gran variedad de hoteles que ofrece Málaga, su vasto patrimonio artístico y cultural, sumado al excepcional clima de primavera y sus hermosas playas, le garantizan al turista una estadía repleta de actividades y momentos únicos para disfrutar de unas inolvidables vacaciones.

Etiquetas: , , , , , , ,