Con la llegada de los días calurosos, y especialmente de las jornadas de vacaciones, muchos son los usuarios que tratan de encontrar un buen lugar en el que pasar esos tan ansiados días de descanso.

COSTA BLANCA. JÁVEA. Cala Granadella.

Y es que con el momento tan difícil que vivimos, en el que ahorrar algún que otro euro puede convertirse en algo necesario, muchos son los turistas que prefieren viajar a algún lugar interesante, bonito y hermoso, pero que no sea tan caro.

Costa Blanca puede convertirse en uno de esos lugares casi mágicos a los que ir durante estas vacaciones y durante –precisamente- estos meses de verano.

Y es que Alicante alberga en su haber más de 100 playas de arenas suaves, aguas tranquilas, viento gélido y unas zonas donde poder veranear y descansar plácidamente.

Pero lo mejor de este interesantísimo lugar es que no sólo puedes disfrutar de sus playas (algunas que otras escondidas entre acantilados), o calas de verdadero y auténtico ensueño en donde refrescarte.

También puedes recorrer sus montañas, cascadas, cuevas y fuentes naturales, a la vez que –por ejemplo- tratas de conocer un poco más no sólo de la propia historia de Alicante, sino de España en sí, si eliges la denominada como ruta de los Castillos, un paseo por la historia de moros y cristianos.

COSTA BLANCA. ISLA DE TABARCA. Cala.

Pero, ¿qué mejor que conocer un sitio a través de su gastronomía? Para aquellos amantes de la cocina más deliciosa y exquisita, la Costa Blanca guarda unos platos verdaderamente especiales: el caldero, los arroces y la olleta, la gamba roja de Dènia y los nísperos de Callosa.

Como podemos ver, una auténtica invitación para los sentidos, en la que también puedes practicar deportes como el windurs, piragüismo, sky acuático o utilizar una moto acuática para disfrutar de las aguas cristalinas de la Costa Blanca.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,