Si desea conocer las costumbres y tradiciones que se viven con mayor entusiasmo y devoción en Sevilla, sin dudas que la celebración de Semana Santa es una de ellas. Catalogada de interés turístico internacional, es una de las grandes fiestas de primavera al igual que la Feria de abril.

Las procesiones se inician el domingo de Ramos y se suceden hasta el siguiente domingo de Resurrección. Las casi 60 cofradías que existen en Sevilla están ligadas a una iglesia en particular desde donde parten a la procesión con su respectivo paso. A lo largo de todo el año, estas cofradías se preparan para esta ocasión trabajando sobre tres columnas fundamentales que son la caridad, el culto y la formación.

Muchas de las procesiones se constituyen como estaciones de penitencia y antiguamente seguían un itinerario fijo llamado carrera oficial pero dada la gran cantidad de cofradías que comenzaron a surgir, el trayecto se ha ido modificando y actualmente es designado por el Cabildo de Toma de Horas.
Una de las particularidades que distinguen a la Semana Santa de Sevilla son las saetas. Éstas son cantos que se ensayan espontáneamente desde los balcones al momento en que pasa la procesión. Son asombrosas por ser espontáneas, improvisadas y por la pasión que transmiten. La noche más esperada es la Madrugá que transcurre entre el jueves y viernes Santo.

Emparentado con esta festividad se pueden visitar numerosos monumentos históricos como la Catedral de Sevilla que pertenece al siglo XV, la calle Campana donde las cofradías reciben la venia para continuar y la plaza de San Francisco.

Por último hay que decir que son imperdibles las delicias que preparan las casas de repostería y los conventos de las monjas. La Semana Santa tendrá otro sabor si usted prueba las exquisitas torrijas, los pestiños, los nazarenos de chocolate o los dulces de almendra.

Etiquetas: , , , , , , , , ,