La gastronomía de Polonia manifiesta una heterogeneidad de sabores y alimentos que proviene de la propia de la mezcla de culturas característica de la propia historia del país. Tomando influencias de la cocina húngara, alemana, turca, rusa y francesa, a grandes rasgos se puede afirmar que las comidas polacas son contundentes con alto contenido en grasa siendo las carnes ahumadas y las sopas, los alimentos más consumidos. Aquí conoceremos algunos de sus platos más destacados.

Los pierogi son una clase de ravioles que pueden llevar distintos tipos de rellenos como carne y champiñones, patata y queso blanco, lentejas o frutas. Es uno de los platos más aconsejados para los que visitan Polonia.

Un plato tradicional polaco muy delicioso es el bigos que se elabora a base de col, champiñones y diferentes tipos de carne. Es una especie de estofado de sauerkraut y carne aunque no es tan ácido y si bien a simple vista parece un plato sencillo, su preparación requiere de mucho trabajo.

El pato al estilo de Cracovia es otra de las comidas que no deben dejar de probarse. Consiste en un estofado de pato guisado con champiñones y acompañados con una porción de cebada perlada. Se trata de una de las mejores especialidades. Otra delicia son las chuletas de cerdo apanadas que vienen acompañadas con patatas y una ensalada de col con zanahoria.

En cuanto a las sopas podemos destacar el barszcz rojo que se hace a partir de la remolacha y se toma durante la cena, zurek que es una sopa que se elabora con champiñones, salchichas y huevos cocidos y la grzybowa, una sopa de champiñones silvestres y pasta.

Etiquetas: , , , , , ,