La  ciudad amurallada de Dalt Vila, que en Ibicenco significa la “Ciudad Alta”.

es uno de esos lugares que los visitantes de la isla deberían visitar antes de salir de Ibiza. Con sus imponentes murallas construidas por orden del rey Felipe II en el siglo XVI, sus calles antiguas empedradas de la Vieja Ibiza, la que hace a sus visitantes retornar a su historia e invitarles a dar un paseo agradable y tranquilo en dirección a la Catedral, para luego detenerse y contemplar las bonitas vistas que nos ofrece el Mirador de la Catedral.

Se puede contar con la empresa Alquiler Coches Ibiza para recorrer toda Dalt Vila, además de que por la noche, cuando enciende sus luces, la ciudad amurallada toma una apariencia espectacular y se vuelve totalmente diferente. Es por eso que algunos visitantes prefieren pasear por la noche, ya que en ocasiones las cuestas se hacen más llevaderas que con el calor del día. En la ciudad amurallada también se puede pernoctar, lejos del tráfico rodado, en un ambiente tranquilo y en lugares muy íntimos y exclusivos, aunque también por eso muy solicitados.. Sus calles cuentan con terrazas donde se puede comer y también tomar unas copas. Dalt Vila cuenta con cinco puertas de acceso. La principal y sin duda la más bonita el Portal de ses Taules, Al pasarla, nos encontramos con el Patio de Armas y el mercadillo viejo o Mercat Vell que a día de hoy permanece aún en funcionamiento. Una vez que pasemos el patio, llegaremos a la Plaza de Vila, con sus acogedoras tiendas pequeñas, pudiendo elegir entonces entre varios itinerarios para visitar Dalt Vila. Todos los caminos llevan a la catedral, y en los puntos más importantes encontraremos placas informativas con las explicaciones históricas. El ayuntamiento de Ibiza se encuentra en el Mirador de la Catedral. Se recomienda visitar la ciudad amurallada con un calzado cómodo, ya que algunas calles pueden resultar algo resbaladizas y con cierta inclinación

En mayo de 1999, Sa Caleta, las praderas de Posidonia Oceánica y Dalt Vila fueron declaradas por la UNESCO Patrimonio de la humanidad.

Todos los años se celebra este hecho en las calles de esta ciudad amurallada, con una feria medieval y desarrollo de actividades de artesanía.