El hoteles en Escocia).

El castillo tiene una forma rectangular y consta de cinco plantas. Para llegar a la primera planta, la única forma de acceder es a través de un puente que conduce directamente a la entrada de la construcción. La primera plata tiene una forma abovedada, y originalmente, ahí estuvo ubicada la cocina. Inmediatamente al lado de la primera planta se extiende un profundo sótano, que fue el calabozo, junto a su respectivo pozo. Originalmente, en la cocina había una gran escalera en espiral que conducía a los grandes salones de la segunda planta. En esas grandes salas se extendía un segundo puente, que conducía a un nivel superior. Y encima de estos pisos, estaban los dos últimos con varias cámaras de distintos usos. Toda la construcción estuvo rodeada por una gran muralla, además de tres torres, ubicadas estratégicamente en las esquinas.

En la actualidad, solo se mantienen en pie cinco metros de la muralla y una sola de las torres, además de la zanja que rodeaba la muralla tradicionalmente. Si se quiere visitar el castillo hoy en día, esto puede hacerse en pequeñas embarcaciones que ofrecen el servicio turístico.

El paseo al Castillo Threave es interesante pues conserva recuerdos de la historia escocesa de la Edad Media. El castillo fue construido alrededor del año 1370, por el tercer conde Douglas, Archibald el Sombrío. El castillo fue habitado por el conde, su esposa y sus hijos. La posesión del castillo en manos de los Douglas fue hasta el año 1455, cuando este fue capturado por el rey James II. El castillo pasó a manos de la Corona, quedando como sus guardianes oficiales, los Maxwell.

Luego, durante a la guerra de 1638 a 1640, el castillo fue capturado por el grupo religioso de los Covenanters. En las manos de estos, varios de los edificios del castillo, fueron parcialmente destruidos, dejando solo parte de la construcción en pie. Más adelante, durante la guerra napoleónica, los restos del castillo que aún se mantenían en pie, fueron utilizados como cárcel para recluir a los prisioneros franceses. Recién en 1913, el castillo pasó a la tutela del Estado, y ahora se conserva como un monumento histórico de la antigua Escocia.

Fotos: Flickr

Etiquetas: ,