Dotada de la belleza más exquisita, esta isla, situada al sur de Italia central, desliza su contorno sobre la superficie del Mediterráneo, ofreciendo un paisaje privilegiado y paradisíaco a todo aquel que la visite. Capri ofrece innumerables opciones para relajarse, y disfrutar con todos los sentidos de los variados paisajes.

Los visitantes pueden recorrer los caminos de la isla en largas caminatas, paseando por la Via Vittorio Emanuelle, famosa por sus exclusivas tiendas, y las glamorosas Vía Camelle y Vía Croce.

Por supuesto, luego de pasear por allí, el turista se verá atraído de inmediato por los pintorescos callejones, poblados de residencias blancas, de estilo medieval, las cuales desde sus terrazas nos ofrecen vistas de las bellas playas de arena fina, bañadas por el inconfundible azul del Mediterráneo.

En la zona sur de la isla abundan los viñedos y los jardines suntuosos, acariciando la vista y el olfato con su belleza visual y sus aromas embriagantes.

La isla posee monumentos de atracción turística tales como la Iglesia de Santo Stefano, cuya construcción sencilla no se opaca siquiera con la majestuosidad de la topografía que la rodea, la Villa San Michele, o la Villa Jovis, cuya superficie de 7.000 m2 incluye bosques y jardines, y nos regala desde las alturas las más bellas panorámicas de la isla.

La ciudad de Capri fue habitada desde tiempos remotos, al menos esto fue lo que se descubrió en la época romana, cuando se excavaron los cimientos de la villa de Augusto. El Emperador los exhibió en los jardines de su residencia, lo cual fue la primera exposición de fósiles creada en la historia humana.

A Capri se puede acceder mediante el aeropuerto de Nápoles, Capodichino, situado a pocos kilómetros de la ciudad, llegando a la isla utilizando los servicios de transbordador e hidroala, o por barco, partiendo desde los puertos del Golfo de Nápoles, o de la Península Sorrentina, desembarcando en el puerto principal de Marina Grande.

Capri posee una geografía de las más accidentadas de Italia y una prueba de esto es la Grotta Azzurra, cueva de más de 50 m. de profundidad, 15 de ancho y 30m. de altura, a la cual se puede acceder mediante lancha desde Marina Grande. Esta cueva era evitada por los habitantes de Capri en la antigüedad, debido a las numerosas leyendas de brujas y monstruos que los lugareños tejían a su alrededor. Pero gracias a la influencia de dos turistas alemanes que visitaron la isla en 1826, quienes luego de explorarla, le dieron su nombre, inspirados en el azul profundo que las invadía, la Grotta Azzurra se convirtió en una de las principales atracciones del lugar.

La luz que penetra desde la entrada dibuja en las paredes de la cueva brillantes tonalidades naturales, reflejándose en el velo marino, creando un ambiente casi mágico.

Los hoteles cinco estrellas de la isla, suntuosos como pocos, constituyen uno más de los atractivos del lugar, fijado desde la década del `50 como uno de los destinos preferidos de las personalidades del Jet Set internacional, atraídas tanto por el paisaje como por la infraestructura turística de este destino, de máximo nivel internacional.

Datos útiles – ¿Qué podemos comer en Capri?

Los productos más importantes de la isla son el vino, el aceite de oliva y la fruta. En Capri podemos disfrutar de las frescas Ensalada Caprese, ó Torta Caprese; podemos deleitarnos con unos Ravioli Capresi, o tomar un delicioso licor digestivo, el Lemoncello Caprese, mientras oímos calmadamente el sonido del mar.

Más fotos de Capri en Flickr

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,