Suiza es el quizás país más rico del mundo, con un PIB per cápita de 67 mil dólares americanos. Además, cuenta con dos de las tres ciudades con mejor calidad de vida del mundo, Zurich y Ginebra. Sin embargo, ninguna de ellas es la capital de la nación. Las autoridades federales de Suiza tienen sede en una región con una densidad de población muy inferior, Berna.

berna

En el área metropolitana de Berna viven tan sólo 350.000 personas, llamativamente poco para ser la capital de un país con más de 7 millones de habitantes. La ciudad fue fundada por el duque Bertoldo V de Zähringen en el siglo XII. Según la leyenda, el duque le habría puesto ese nombre en honor a un oso (Bär en alemán) al que venció en ese territorio. Está comprobado que, durante cientos de años, la región estuvo habitada por ese tipo de animales.

El cantón (estados en los que se divide el territorio suizo) de Berna forma parte de la Confederación Helvética o Suiza desde 1353. Casi dos siglos después, la ciudad accede al rango de potencia europea. Fue recién en 1848 cuando Berna fue designada como capital del nuevo Estado federal suizo.

En cuanto a la geografía, es uno de los cantones más ricos del país. El 43% de su territorio es cultivable, mientras que sólo el 6% de su superficie está destinado a ser zona residencial, lo cual explica su escasa población. El resto de Berna está distribuido entre zonas de bosques o montañosas.

Su economía está basada en la ganadería, la producción de quesos, la energía hidroeléctrica y el turismo. Pero sin dudas la mayor importancia de la ciudad es alojar a las autoridades administrativas del país. Ni Zurich ni Ginebra; la capital de Suiza es Berna. Apostaría a que más de uno está sorprendido.

Etiquetas: , ,