La mayoría de lugares en el mundo, tienen, aparte de las grandes instituciones, bien establecidas, y que se repiten en la mayoría, teniendo sus análogas en otras ubicaciones geográficas, manifestaciones culturales tradicionales, que se institucionalizan, pasando a formar parte de la identidad de la nación. Ese es el caso de los cafés de Viena., lugar donde puedes maravillarte de la belleza de muchos de los viajes a Viena.

Cafe Vienés

El café vienés es un establecimiento que se ha institucionalizado y que desempeña un rol de suma importancia en la cultura local del país.

En el café vienés, la mayoría de veces se presta para largas estancias de personas que no van acompañadas, y que se dedican a hojear periódicos o libros, junto a otras personas que acuden a este lugar con el mismo fin. Junto con el café, es infaltable que se sirva siempre un vaso de agua del grifo, el que es llenado más de una vez, si la estancia en el establecimiento se prolonga.

Esta institución austriaca, o más específicamente, vienesa, existe como tal desde finales del siglo XIX. En aquella época, en incluso hacia principios del siglo XX, muchos de los escritores famosos de la región, pasaban mucho tiempo en estos lugares, por resultarle agradable su ambiente, incluso se dedicaban a escribir en estos lugares. Se cuenta incluso que gran parte de la obra Die Fackel, del escritor Karl Kraus, fue escrito en este tipo de establecimientos. Otros literatos y poetas de café fueron Egon Erwin Kisch, Peter Altenberg, Arthur Schnitzler, entre muchos otros. Aunque también fueron sede de conversaciones y reposos de otros muchos artistas, como por ejemplo, Stefan Zweig, Egon Schiele, Gustav Klimt, León Trotsky, entre otros. No cabe duda que este lugar se prestaba para la creación y propagación del arte y la cultura.

Si bien este tipo de establecimiento es típicamente vienés, lugares similares y con las mismas connotaciones, se pueden encontrar en otras ciudades del antiguo Imperio Austrohúngaro, como por ejemplo en Praga a donde puedes realizar unos maravillosos viajes a Praga, Lemberg, y Budapest (lugar donde puedes disfrutar de sus maravillas y excelencias, a partir de algunos de los muchos viajes a Budapest que ofrecen las compañías aéreas).

El mobiliario clásico de este tipo de cafés ha variado bastante con el tiempo, por lo que se puede encontrarse un café vienés lujoso y cómodo, así como también uno frío, moderno y vanguardista. Lo que sí se suele respetar la mayoría de las veces, es la inclusión de sillas Michael Thonet y las mesas de mármol.

Así que si uno ya se encuentra visitando Viena, pasarse una tarde leyendo en uno de sus cafés, puede convertirse en una magnífica experiencia cultural.

Etiquetas: , ,