Trondheim es la ciudad noruega en la que empieza nuestro blog trip por tierras mares noruegos al que acudimos invitados por Pullmantur y que nos llevó a descubrir paisajes espectaculares.

Cómo os contamos hace unos días ViajeRed se embarcaba en un viaje por los Fiordos Noruegos de la mano de Pullmantur. La idea que teníamos era poder narrar el Blog Trip desde allí y en directo, twitteando cada segundo con el hashtag #fiordospullmantur y haciendo un resumen diario de todo lo que estábamos viviendo, pero la tecnología es caprichosa y no fuimos capaces de llevarlo a cabo completamente, pero ahora si, y ya desde Madrid queremos que viajéis con nosotros ¿Os apetece acompañarnos?

El primer destino de nuestro viaje es la ciudad de Trondheim, dónde debíamos embarcar en el Empress, el crucero que durante 8 días se convirtió en nuestra casa, o mas bien hogar, gracias a la atención que recibimos por parte de toda la tripulación. Pero había que viajar hasta allí ¿cómo lo hicimos? En un vuelo chárter a bordo de un Boeing 747-400 de Pullmantur Air ¡y en clase Business! Si, si, tal como leeis, nuestros anfitriones querían que el trayecto de poco mas de tres horas se hiciera de la manera mas cómoda posible ¡Y vaya si lo consiguieron!

Pero aún no os he dicho quienes formábamos el grupo de bloggers viajeros que durante 8 días navegamos por aguas noruegas, asi que os los presento en esta foto. De derecha a izquierda y de arriba abajo: Mar Abad (Yorokobu), Marcos y Nines (Cucharete), Anais Leblais (Pullmantur), Carmen Teira (Trajinando por el Mundo), Amelia (Fotógrafa), Ignacio Izquierdo (Crónicas de una Cámara), David Utrilla (ViajeRed), Katja Hintermeier (Pullmantur) y Goyo Conde (Fotógrafo).

Cómo os estaba contando el embarque lo realizamos en la ciudad de Trondheim, que nos recibió con gran entusiasmo, puesto que era la primera vez que aterrizaba un avión tan grande en su pequeño aeropuerto y claro ¡aquello era todo un acontecimiento! Es más, no fue sólo un 747-400 de Pullmantur el que aterrizó, ¡fueron tres!

No tuvimos ni que pasar por la terminal, directamente en la pista una veintena de autobuses nos esperaba para trasladarnos al puerto y empezar a navegar por los Fiordos Noruegos rumbo a Copenhage donde terminaríamos una semana después.

Como curiosidad deciros que Trondheim es la tercera ciudad mas poblada de noruega con unos 170.000 habitantes y  es la capital Vikinga del país. Fue fundada en el año 997 por el rey vikingo Olaf Tryggvason, aunque en aquella época se llamó Nidaros, de hecho su catedral aún conserva este nombre y es famosa por ser el principal templo de Noruega y uno de los principales monumentos históricos del país. Nosotros no tuvimos la oportunidad de disfrutar de la ciudad puesto que aterrizamos a las 17:30 de la tarde, pero por lo poco que vimos es una ciudad con mucho encanto.

Llegamos al puerto y nada mas bajar del autobús nos encontramos con el majestuoso Empress, el crucero en el que íbamos a embarcar ¡Que nervios! Nunca había subido a un crucero y tenía ganas de estar dentro y ver mi camarote. Una vez dentro y mientras recibíamos la tarjeta que daba acceso a cada camarote tuvimos el honor de conocer a la persona mas importante del barco: Fran, Director de Crucero del Empress. Fran es la voz (y alma) del crucero, puesto que se encarga de los anuncios por megafonía, con un solo mensaje suyo 1700 personas se organizan para realizar cualquier actividad.

Y ahora tocaba subir las escaleras hasta la cubierta siete para poder conocer por fín el camarote en el que iba a pasar toda una semana navegando por los Fiordos… una vez en esta y después de recorrer un larguísimo pasillo estaba delante de mi camarote, el 7178 ¿Queréis conocerlo? Mirar, mirar…

Que ordenado todo ¿Verdad? Pues así estuvo toda la semana, ya que toda la tripulación era muy atenta y en concreto la camarera de piso que se encargaba de este pasillo llegó a hacer la habitación ¡tres veces en un solo día! Aunque nada mas fuera para cambiar la toalla con la que acaba de secarme las manos. Otra cosa interesante que tienen los cruceros es que tu facturas la maleta en el aeropuerto de origen y por arte de magia aparece en tu camarote ¡Esto es comodidad!

Pero un vistazo rápido y tocaba el simulacro de emergencia que se hace en todo crucero por si algún imprevisto de cualquier tipo obligará a evacuar el barco. Asi que imaginaros a 1700 pasajeros mas 600 tripulantes coordinándose para que todo salga a la perfección.

Ahora ya si que sí, el Empress zarpaba y hacía sonar su bocina iniciando la navegación por el fiordo de Trondheim, el tercero mas largo del país con 130 kilómetros de longitud, y haciéndonos disfrutar de maravillosas vistas como estas.

 

 

Ya íbamos camino de Hellesylt, la primera escala de nuestro blog trip por los Fiordos Noruegos. Si quieres saber como transcurrió el segundo día de nuestro blog trip #FiordosPullmantur leelo.