Son muchas las personas que aprovechan el fin del año para realizar un balance de su vida en el período de tiempo que acaba de pasar. A poco de ello, y como quiera que sea la evaluación, bien vale la pena festejarlo a lo grande.

Lo cierto es que en la mayoría de las ciudades de República Checa hay programados para las últimas noches del año unas actividades llenas de música, de mucha diversión, con actuaciones de estrellas nacionales, y toda la distracción que finalizará con el lanzamiento de grandiosos fuegos de artificio.

Sin embargo, hay muchas maneras de recibir el Año Nuevo. Entre ellas, recibirlo en el invierno de un balneario checo también tiene un encanto inolvidable.

Así, se puede disfrutar del ambiente encantador del invierno y de la navidad y el fin de año en la ciudad de Luhačovice. Allí se pueden recibir tratamientos balneoterapéuticos que lo relajarán y harán que recupere toda su energía para recibir el nuevo año. Además, también puede participar allí de la fiesta de San Silvestre 2011.

Otro lugar muy bonito para conocer es el Balneario Priessnitz de Jeseník, en donde el huésped podrá contratar un paquete único para fin de año que incluye el alojamiento en un sitio agradable, con unos montes muy cercanos que para la época estarán cubiertos de nieve, los platos gastronómicos de primera calidad y un personal sumamente hospitalario y atento.

Por último, para los que prefieren los destinos más románticos, los montes checos son el lugar indicado para celebrar allí el fin de año. Allí se pueden rentar chalets de montaña u hoteles en el lugar. El lugar se llama Krkonoše, y es la sierra más alta de la región de Bohemia.

Etiquetas: ,