Si estás de viaje por Bélgica, existe más de una razón para conocer Amberes, ubicada a tan solo 50 km de Bruselas. No solo es reconocida por ser el Centro Mundial del Diamante sino que también desprende cultura, historia y arte desde cada uno de sus rincones.

El principal punto de la ciudad, a partir del cual se puede empezar a recorrer el centro turístico es la Plaza Groen Plats. Allí nacen las calles principales y se puede respirar un ambiente nocturno festivo gracias a la importante presencia estudiantil. En uno de sus costados, se alza solemne la Catedral de Amberes, con su estilo gótico y su radiante reloj dorado. Una estatua del famoso pintor Pedro Pablo Rubens, símbolo insoslayable de la ciudad, ocupa el centro de la Plaza y sus obras pueden apreciarse en muchos edificios como el Museo de Bellas Artes, uno de los mejores del mundo o la propia casa de Rubens.

El Museo de los Diamantes, un emblema de Amberes, concentra el interés de todo aquel que pasee por esta ciudad. En su interior se alojan más de 1.500 piezas de colección. No es casual que esta ciudad belga concentre el 85 % de la producción mundial de diamantes en bruto. Para el momento de distenderse es ideal perderse por Oude Koornmarkt, la calle dueña de numerosos bares y restaurantes donde se puede probar una típica cerveza belga  y saborear un plato tradicional del lugar como los mejillones con papas fritas. Y para los apasionados de la moda,  resulta fascinante llegar a ModeNatie, el centro de la moda que contiene el Museo de la Moda, la Asociación Flandes Fashion Institute y el Departamento de Moda de la Real Academia de Bellas Artes.
 
Y así Amberes combina lo mejor de la cultura y los vestigios de la historia con la modernidad, convirtiéndola en un destino sumamente enriquecedor para el turista.

Etiquetas: ,