La especial ubicación que tiene Amsterdam la convierte en una de las ciudades más singulares de Europa, y es que está situada a unos 4 metros por debajo del nivel del mar, en la confluencia entre los ríos Amstel e IJ. En el pasado, el mar hacía acto de presencia y se adentraba en grandes extensiones de tierra que se iban hundiendo poco a poco.

Durante el siglo XX se realizaron importantes proyectos con el fin de evitar que el mar definitivamente acabara imponiéndose a la ciudad, de esta manera Amsterdam se encuentra protegida en la actualidad por una extensa red de diques y escolleras, y gran parte de los edificios tuvieron que consolidar sus cimientos con pilares de madera.

Hasta un total de 160 canales, 1.280 puentes y más de 2.000 casas flotantes se pueden contar en Amsterdam, siendo uno de sus principales atractivos turísticos que le han convertido en la cuarta ciudad europea que más visitantes recibe al año con 5 millones, por detrás de Roma, Londres y París.

Ámsterdam es la capital de Holanda, y está conectada por el aeropuerto internacional de Schiphol, que está situado a 18 kilómetros de la capital.

Que mejor que aterrizar en la capital holandesa y alojarse en uno de los Hoteles Etap que esta cadena tiene en Amsterdam. El sitio en el que se encuentra no puede ser mejor, se sitúa a una distancia de 7 minutos del aeropuerto, y solamente a 8 kilómetros de la ciudad. Entre los más de 380 establecimientos que forman los Hoteles Etap, este es el único que hay en toda Holanda, y en el mejor lugar, sin duda, a un paso de Ámsterdam.

Artículo patrocinado por Etap Hotel

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,