El próximo 9 de noviembre no será una noche más. Veinte años atrás caía el Muro del Berlín. Por este motivo, toda Alemania se inunda de historia para llevar a sus visitantes de todo el mundo a reconstruir y revivir los años de las dos Alemanias. He aquí un breve repaso para recordar uno de los eventos más relevantes de la historia reciente no sólo del pueblo alemán, sino del mundo entero.

La gran relevancia de este aniversario está marcada por la importancia histórica y también simbólica del Muro de Berlín, en el contexto de la llamada Guerra Fría entre el mundo capitalista y el mundo socialista que tiñó la historia en la segunda parte del siglo XX. En 1945, luego de la victoria de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial, el territorio alemán fue repartido entre las naciones victoriosas. Igualmente fue dividida la ciudad de Berlín, la capital de Alemania, que se encontraba dentro del territorio asignado a los soviéticos.

Con el correr del tiempo, la alianza circunstancial que había motivado la guerra mostró su imposibilidad de sostenerse en la posguerra, ya que los sistemas políticos y económicos de las nuevas República Federal Alemana (capitalista) y de la República Democrática Alemana (socialista) eran incompatibles, llevando a situaciones tales como la emigración de numerosos pobladores, la aparición de un mercado negro y la militarización de la zona. A raiz de esto por muchos años en las fronteras fueron aumentado los controles mediante vallas, vigilantes y permisos especiales, pero sin que esto resolviera los mencionados problemas. Finalmente, en 1961, en una sola noche la RDA construyó un muro de 120km separando ambos lados de Berlín, apostando allí miles de efectivos policiales y militares.

Durante los 29 años de existencia del Muro de Berlín, se estima que alrededor de 5000 personas intentaron huir hacia el lado occidental atravesando una férrea defensa de concreto, pistolas automáticas, alambres de púas, torres de vigilancia, alarmas y trincheras. Estos escapes dejaron un saldo aproximado de 200 muertos y otros tantos heridos.

LLegado el año 1989 el sistema socialista se encontraba en franco declive. Las autoridades de la Alemania Oriental, presionadas por las protestas populares e internacionales contra el sistema restrictivo de la RDA, intentaron resolver la cuestión con una apertura parcial, pero finalmente -el 9 de noviembre- declararon la eliminación de toda restricción para la salida de los habitantes.

Inmediatamente la noticia se difundió y el pueblo acudió a los pasos de control en forma masiva, exigiendo su derecho a pasar a la Alemania Occidental donde miles de personas también se habían congregado para recibir a sus compatriotas del este. En esa misma jornada el muro fue destruido con sus propias manos por los ciudadanos y con él se derrumbaba también uno de los grandes símbolos de la polarización política entre capitalismo y socialismo, en memorables imágenes que recorrieron el mundo entero.

Veinte años después Alemania trae al presente esta etapa de su historia a través de decenas de museos, exposiciones, y actividades culturales y artísticas que ya han comenzado y que tendrán su climax en noviembre próximo, siendo una propuesta realmente irrepetible para todos los viajeros de vivir intensamente junto al pueblo alemán una noche que sin duda será una verdadera fiesta cívica.

Más Información:

Muro de Berlín en Wikipedia

Oficina de Turismo de Alemania

Calendario de actividades conmemorativas

Imágenes: Muro de Berlin, por Obragruesa; Interior del Muro, por Sitomon; Caida del Muro, por Antaldaniel

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,