Barcelona es una ciudad llena de atractivos de todo tipo. En esta ocasión, vamos a centrarnos en cinco cosas que uno no se puede perder en un viaje a la capital de Cataluña. Así que guarda tus maletas en el hotel Caspe, o aquel que hayas elegido, y atrévete a disfrutar de la ciudad.

17 El templo de la Sagrada Familia

1º. La Sagrada Familia:

 

La majestuosa e infinita obra de Gaudí es el mayor símbolo de Barcelona. Vertiginosas agujas e intrincadas esculturas adornan la obra maestra del genial  Antoni Gaudí. La construcción comenzó en el apogeo del modernismo, pero un siglo después sigue sin terminarse de forma completa.  Verla por fuera y visitarla por dentro cautiva los sentidos.  Quien la conoce, no la olvida jamás. Un lugar que tiene algo que lo hace mágico.

2º. La Pedrera:

Este magnífico  edificio de viviendas, con una fachada sinuosa y un espectacular tejado, es un sublime compendio de los postulados de Gaudí.  Muy  característicos son los balcones de hierro forjado y los mosaicos de cerámica. Un gran edificio modernista de Barcelona.

3º.  El Parc Güell:

Este parque fue diseñado por Gaudí y durante su visita uno parece estar en un cuento de hadas. Se trata de un sitio extraño, original bello y onírico. Se trata de un notable lugar de ocio al servicio de la capital  de Cataluña. No te olvides la cámara de fotos pues ofrece rincones ideales para tomar fotografías.

barcelona.jpg

4º. El barrio Gótico y la Catedral:

Se  disfruta mucho paseando por el barrio Gótico descubriendo sus plazas y callejuelas. Destaca la Plaza de Sant Jaume en donde se hallan el Palau de la Generalitat y el Ayuntamiento.  En la Catedral de Barcelona, hay que detenerse  a contemplar en el claustro.

5º. La plaza del Rei:

En esta plaza se concentran varias  muestras del gótico catalán como el salón del Tinell. Además, desde el Museo de Historia de la Ciudad se accede al subsuelo de la plaza, donde se pueden ver  los restos de la antigua Barcino romana.

Etiquetas: